Que los tiempos están cambiando (afortunadamente) no es ningún misterio. Que la humanidad está adoptando perspectivas diferentes a la hora pensar y  se replantea sus costumbres tampoco. Esto se ve reflejado en muchos ámbitos de nuestro día a día, pero en este artículo nos vamos a centrar en lo que de verdad nos interesa: el Techno. Un género musical que cada vez está más  ligado a la tolerancia, la pluralidad y a todo tipo de ideologías, dentro de nuestras fronteras y fuera de ellas.

Viendo el vaso medio lleno, y siendo un poco optimistas, vemos que en lo que a escena clubbing se refiere se ha avanzado bastante, sobre todo teniendo en cuenta que hasta no hace mucho tiempo a la mujer solo se le permitía tocar los platos dentro de la cocina. Cada vez es más común ver la cabina de una sala comandada por una mujer. Festivales donde artistas de gran índole como Nina Kraviz, Amelie Lens o The Black Madona son headliners de gran prestigio. Cada vez hay más mujeres que trabajan dentro de la industria. Esto viene propiciado por lo ya mencionado anteriormente, a diferencia de otros estilos musicales el Techno no entiende de género, raza o estatus social. En ésta orbe lo único verdaderamente importante es nuestro deseo de disfrutar de la música.

Casualmente (o causalmente), el Techno está cada vez más de moda; y no es para nada de extrañar que en cualquier sala podamos compartir espacio con la diversidad hecha público. Somos una nueva generación a la que bien podrían llamar “la generación de la diversidad”. Diferente, atrevida y estrafalaria.

Dicho esto, también tengo que decir que no es oro todo lo que reluce. Dentro de la escena Techno todavía queda mucho camino por recorrer. Sería toda una aventura que abriéramos la mente entre salas y que tanto promotores como managers sepan que el Techno, y sobre todo el talento, nunca distingue de género.

Estamos en un momento en el que la lucha por reivindicar el feminismo y los derechos por la igualdad está más de actualidad y a la orden del día que nunca; y podemos estar felices por saber el lugar que en esto tiene el techno.  Quizá por eso este sea uno de los muchos motivos por los que pensamos que el Techno a día de hoy está en su punto más álgido.

Que así siga siendo.

Igualdad, Paz & Techno.

(Ed. María Livethislife)

Comentarios