La escena club de Berlín ha conseguido convertirse en una de las principales fuentes de ingresos de la capital alemana.

Según los datos de Der Tagesspiegel, en colaboración con el comisionado de la noche berlinesa, durante el pasado 2018, alrededor de unos 3 millones de clubbers viajaron a Berlín para disfrutar de la música techno.

Los datos también revelan que durante su viaje, gastaron la media de 204 € por turista lo que suma a los datos anteriores una cantidad de 1.480 millones de euros en un año. A todo esto también se le suma el positivo dato de empleo creado, y es que alrededor de unas 9.000 personas se necesitaron para satisfacer las necesidades de básicas de todos los clubbers.

Una muestra más de las ventajas de ofrecer una escena y cultura club con el total apoyo de las instituciones y la enorme concienciación de los ciudadanos residentes en Berlín, por cuidar algo que ya toman como propio y seña de identidad.

¿Conseguiremos lograr algo así algún día en nuestro país?

Soñar es gratis…

Comentarios