Tras más de cincuenta días de confinamiento, acabamos de iniciar el proceso hacia la tan deseada “nueva normalidad”. Dejamos atrás un sinfín de días oscuros en los que la incertidumbre y el desánimo ejercían como denominadores comunes. Para llegar a dicha normalidad deberemos superar un total de cuatro fases, como si de un videojuego se tratase. Las analizamos brevemente a continuación.

En la fase 1 tan solo se permite la celebración de pequeños actos con valor cultural en espacios cerrados y que nunca lleguen a superar el 30% del aforo, y si es en espacios abiertos solamente se permiten un total de 200 asistentes, todos ellos sentados.

La fase 2 se ampliará al doble, es decir, al 50% de la capacidad total de cada establecimiento. En la fase 3, los bares y las discotecas ya comenzarán a recuperar la actividad normal, eso sí, con tan solo el 30% de su aforo total.

Para todos aquellos que se pregunten acerca de grandes festivales, la cosa pinta de peor manera, ya que se tendría que reducir de forma drástica el número de asistentes y que además todos ellos permanecerán de forma sentada durante la celebración del espectáculo, evitando de esta forma posibles nuevos contagios

Lo que pase después de la fase 3 es todavía una incógnita, pero ahora si que podemos decir, que parece que vemos la luz al final del túnel.

Comentarios