En nuestra tierra suelen decir eso de “Habelas, hailas…” y es que quizás, alguien podría llegar a pensar que ha habido magia en la trayectoria profesional de Cora Novoa, ya que a sus 36 años, la creadora del sello SEEKING THE VELVET, ya ha sido galardonada como mejor DJ de España, ha ganado un UK Music Video Award por “State of Mind”, trabaja para compañías como SoundCloud o Ableton, ha presentado un disco en el Tate de Londres y ha sabido cerrar un Sonar BCN poniéndolo patas arriba…
Pero no. No hay nada de misterio detrás de todos estos éxitos, sino una artista que sabe explotar su vertiente creativa, siguiendo un hilo de discurso coherente e innovador, y que cuida cada detalle de los proyectos en los que se involucra.
Y es que en eso, Cora, marca la diferencia.
La gallega es, también, un referente en la lucha por la igualdad de la mujer en la industria musical.
Y además, acaba de publicar  su último EP, “The Hive” en Citizens Records, el sello del francés Vitalic.

RESPETO.

Cora, después del éxito de un proyecto tan personal como Mental Diary, sumamente aclamado por el público y por la crítica, nos presentas “THE HIVE”, ¿por qué dices que al fin has alcanzado el sonido que siempre habías querido en tu carrera profesional?

Porque me ha costado muchos años llegar a conocer un poquito más sobre audio, técnicas de mezcla, sound design… etc. y aunque no sé nada, porque este este mundo es infinito, estoy muy cómoda ahora trabajando las ideas que yo pueda tener en la cabeza y llevándolas al estudio, gracias a la experiencia, y a muchos proyectos y discos que he sacado anteriormente.  Muchas veces cuando escucho el release pienso: “Dios, realmente lo he hecho yo” y sé cómo lo he hecho, cómo quería perfilar el bombo, la caja o cada uno de los elementos… Por eso THE HIVE simboliza a la perfección el sonido que siempre quise tener.

¿Cuales son las herramientas que has utilizado?

Pues ha sido un mezcla entre lo analógico y lo digital, pero sobre todo la secuenciación y las ideas iniciales han sido analógicas, van tanto con cajas de ritmo, en este caso, la elektron, como el sintetizador modular. Normalmente parto de ahí, lo vuelco en el Ableton, que es el secuenciador con el que más cómoda trabajo y uso en los directos y en todo el tema de producción, y a partir de ahí empiezo a pulir y a trabajar la estructura, por ejemplo, puedo grabar los bombos y seguidamente empiezo a crear capas para darle consistencia. También trabajo mucho con las distorsiones.

Estando siempre presente en todo el proceso creativo de tu obra y no dejando nada al azar, ¿quien te ha acompañado es este proyecto?

Estoy muy contenta porque Citizens me ha dado toda la libertad, no todos los sellos trabajan así y para mí es algo imprescindible contar con esta libertad de movimientos a la hora de elegir con quien quiero trabajar y desarrollar el discurso creativo. Es este caso la cover la he trabajado con Sergio (R4ZORADE) que es un artista digital que me encanta, con el que ya he trabajado anteriormente para los visuales de Mental Diary Live, al lado de Andrei Warren.

A Sergio le conté todo, le enseñé la música, él ya conocía mi lenguaje estético, sabía un poco por dónde iban los tiros y le gustó mucho el EP, así que fue muy fácil trabajar con él. Estuvimos dándole forma y el resultado es lo que veis, una pieza en la que hemos trabajado un poco el tema del ocultismo y una identidad un poco oscurilla y que tiene que ver con mi discurso. 

¿Cómo ha sido aterrizar en el sello de Vitalic?

Para mí Vitalic es un referente de la música electrónica, es un artista y un profesional que ha sabido desarrollar su carrera creativa, porque se puede llegar a tener cierto éxito, o a girar o a lo que sean tus objetivos, pero una de las cosas más difíciles es mantenerse, ser coherente, ser fiel a tus valores, evolucionar tu sonido… ¡Vitalic en eso es un 10! Es un lujazo estar con el resto de artistas de Citizens y poder compartir releases.

¿Tendremos este año la esperada tercera parte de la trilogía de Mental Diary?

El acto III seguro va a salir, pero dadas las circunstancias no se si será este año o el siguiente debido a la magnitud del proyecto, ya que no es exclusivamente música, sino que se desarrollan diferentes piezas. En las anteriores partes, acto I y acto II hicimos colecciones de edición limitada de camisetas, también hicimos videoclip. Habrá videoclip, habrá otra pieza seguramente de ropa o una extensión física del proyecto aparte del casette. Pero he preferido retrasarlo porque quiero que sea coherente, que esté balanceado y que esté a la altura todo, cerrar el círculo bien y quedarte a gusto con lo que haces.

A su debido tiempo se lanzará.

¿Qué está sonando ahora mismo en casa de Cora?

Pues ahora estaba escuchando Bryson Tiller que es un chico de EE.UU que hace new soul, R&B… todo lo que hace es una locura y me encanta.

Sabiendo que en tu tiempo libre consumes todo tipo de música, ¿has hecho algún descubrimiento durante el confinamiento que quieras compartirnos? 

He hecho un descubrimiento muy guay que es uno de esos new talents. Es una mezcla entre electrónica y pop, una chica sueca que se llama COBRAH. Apenas tiene seguidores en SoundCloud, y va a dar el pelotazo seguro, se ve por cómo está haciendo las cosas, o el equipo que tiene detrás, aunque no creo que tenga un equipo muy grande. Tiene mucho talento y produce muy bien. Es una artista prometedora.

¿Qué es lo que más has echado de menos en este período?

Lo que más echo de menos es mi familia, a mis padres e ir a la playa, estar todo el día metida en el mar, leer tranquilamente tirada en la arena… y también la libertad de hacer lo que quieras, coger la moto, ir a dar una vuelta… ese tipo de cosas que antes hacíamos y eran parte de nuestra rutina y no las valorábamos. Al final te das cuenta de que las cosas sencillas son las que te dan la vida.

Con miles de productores trabajando a full time en sus estudios, ¿estás dedicando tiempo también a escuchar promos? ¿Tendremos nuevas referencias para Seeking the Velvet?

Estoy escuchando, pero no todo lo que me gustaría porque mi prioridad ahora es mi carrera artística, se han cerrado una serie de proyectos que se tienen que terminar. Seeking está ahí, está latente, va sacar poca cosa, pero muy buena. Más de uno se llevará una sorpresa…

-Una de tus últimas actuaciones que se vio cancelada por la alarma sanitaria ha sido el FLAMA, un atrayente proyecto en la ciudad de Málaga, festival de música electrónica experimental y medios sonovisuales, con además interesantes propuestas de talleres y ponencias protagonizado exclusivamente por mujeres… 

¿Todavía sigue siendo necesario equilibrar la balanza y promover la visibilización?

Sí, sigue haciendo falta luchar por la igualdad, por hacer algo paritario. Que se valore la calidad de nuestro trabajo, de nuestra obra, de nuestra experiencia. Soy muy feminista, pienso que son necesarios festivales como FLAMA, colectivos e instituciones como MIM, shesaid.so, bechange, programas europeos, para dar cabida al talento femenino y resaltar la igualdad de oportunidades, sean hombres o mujeres, y en este caso, la realidad es que hay machismo en muchos sectores, y en la industria musical los cargos directivos siguen siendo hombres, y es que da igual tu experiencia o los títulos que tengas… es muy frustrante. Así que éste tipo de herramientas o colectivos hacen que la mujer se empodere y que sea todo igual.

Imposible no hablar ahora de este periodo de transición que estamos viviendo… por ejemplo, las grandes compañías y multiplataformas confirman un cambio en los hábitos de consumo de música y además, estamos sumergidos en una oleada masiva de streamings ¿Qué impacto crees que va a tener en la industria?

Lo que está sucediendo es muy curioso, nadie se esperaba esta situación, las reglas del juego han cambiado totalmente dentro de esta ecuación. Uno de los mayores montantes de dinero que se movía era la música en directo. De hecho cuando firmas un contrato en las majors con artistas grandes como Bad Bunny, C. Tangana, Rosalía… gente que mueve mucho público, un porcentaje alto de las giras se lo llevan las compañías, por eso tienes exclusividad, entonces estos deals son muy importantes porque ellos viven de los adelantos de estas grandes discográficas, y si no pueden recaudar ese dinero y esa inversión previa.

Los streams han subido, pero artistas medianos como yo, vivimos de las giras; aunque en mi caso, mi perfil es un poco más diferente o flexible porque trabajo con marcas, damos servicio a través del sello haciendo identidad sonora a empresas. Pero en general, de lo que se vive es de los eventos.

Se están planteando hacer conciertos digitales, no sólo el tema del live, que se han hecho tantos en FB, Instagram… y que la verdad, ya está un poco quemado, pero se le dará otra fórmula al consumo de la música. A nosotros nos ha sorprendido mucho con la estrategia de prensa que hemos llevado a cabo con THE HIVE, los streams han aumentado muchísimo en plataformas digitales, hemos tenido muy buena prensa, tanto nacional como internacional y creo que ha ayudado mucho el que la gente esté en casa porque está más receptiva y necesitan consumir más música que les haga más llevadera esta encerrona.

La música es necesaria, es una forma de expresión. Soy oyente, consumo música, necesito música, me acompaña constantemente, cuando leo, cuando trabajo, me apetece un rollo u otro, o cuando estoy de chill o de cena con mi chica… es necesaria, pero cambiará un poco.

Como buena conocedora de la cultura de club en los países del este, ¿piensas que podremos recuperar en España esa esencia e intimismo que prácticamente se había perdido? ¿Cual crees que será la nueva normalidad en la escena de nuestro país?

La escena de club va a sentirse muy tocada, será progresivo, primero abrirán los clubs pequeños, luego los medianos y luego los festivales y macro festivales, aunque vamos a ver si esa fórmula sigue funcionando. El aforo será de un tercio, así que al final tienes que valorar si te compensa abrir o no, está claro que juegas con ventaja si es al aire libre, tienes muchas más facilidades. Pero creo que hasta el año que viene, enero o febrero no se empezará a ver un poco la luz. Pienso que los grandes festivales se tendrán que replantear, tenemos que tener sentido común, si en un festival el 50% del público es extranjero significa que tienen que coger un avión para venir a España. Es muy heavy. Hay que replantearse si es sostenible, con el ecosistema y con el modelo de negocio. Para ver a una gran banda había que ir a un súper festival y los veías como mucho, en una pantalla grande; pienso que la fórmula de las giras cambiará, quizás volver a lo que se hacía antes: venía una banda, hacía 6 fechas medianas y se repartía en 6 lugares diferentes. Quizás ya no sea posible una gira internacional cada 3 meses.

Estábamos normalizando cosas que no eran normales.

¿Crees que se podrán recuperar los grandes eventos a medio/largo plazo? ¿Es posible una Barcelona sin Sonar?

Se harán, pero habrá que ver cómo. Ya no por el límite de aforo, sino que habrá que ver el impacto en nuestro medio.

Por supuesto que Sonar va a estar ahí, va a seguir ahí, pero va a afectar al modus operandi y a la estrategia de cada proyecto. Habrá festivales que no se puedan hacer. O habrá quizás que meter más escenarios, no tener tantos headliners y meter a artistas más medianos, controlar las capacidades, también ciertos conciertos vía streaming… son ideas que se están planteando y que se hablan mucho, aunque en realidad estamos confabulando y no lo veremos hasta más adelante.

Se te ve disfrutando tanto entre sintes y modulares que a los platos… ¿En qué estás trabajando para la vuelta al touring? ¿Qué ideas tienes entre manos?

Estoy centrada en terminar dos o tres proyectos que tenía empezados, saldrán dos releases y un par de remezclas que acabamos de cerrar. Trabajo también en algunas acciones con marcas que tienen que ver con el discurso que yo tengo, que eso es imprescindible para mí, desarrollar algo con un equipo que entienda tu lenguaje. No se trata del dinero que te pongan sobre la mesa, sino de ser coherente, tener sentido común y hacer algo chulo.

¿En qué club o ciudad te has sentido más cómoda presentando tu proyecto?

Hay ciudades que son fetiche como Bilbao o Sevilla. Son muy especiales para mí. 

Argentina también es  uno de mis países favoritos, si tuviese que elegir, me quedaría con Buenos Aires o Mendoza.

Con todo el camino que ya llevas recorrido, ¿Qué es lo que más te apetece hacer ahora mismo artísticamente hablando?

Primero me gustaría tomarme un break, y luego quizás hacer algo de música urbana, me apetecería equilibrar un poco mi lado más de club, porque también me encantan las melodías, el rap y el R&B.

Si mañana mismo pudieses organizar tu showcase, ¿Qué lugar escogerías y quienes serían los elegid@s para ese line up?

Me encantaría que fuese en algún sitio salvaje, natural, tipo la playa de las Catedrales, la Cueva de los Verdes en Lanzarote o un desierto…  Algo realmente bonito y en la naturaleza, disfrutar de una amanecida o ver cómo se va el sol… y en el line up pues me acompañaría Perk, Silent Servant, Kobosil, Louisahhh, Rival… un poco technero, sí (risas)

Donde sea. Con quien sea, pero ojalá nos bailemos pronto todos otra vez.

Comentarios