Artista incansable, perseverante y poco conformista. Hablamos de Héctor Llamazares, uno de los peces gordos y principal lugarteniente de Aquasella Fest y que por desgracia este año no hemos podido degustar. Durante estos meses de confinamiento tuvimos el placer de poder charlar con él en directo y disfrutar de sus lives sets a través de la pequeña pantalla pudiendo comprobar de primera mano cómo se las gasta tras los platos.

Pero si estamos aquí es para anunciar su último trabajo ‘Atrium’ que se presenta nada más y nada menos que en SudBeat, sello discográfico propiedad de Hernán Cattaneo (Argentina), todo un catedrático dentro de la industria electrónica.

Atrium es un trabajo exquisito elaborado a fuego lento. Se divide a su vez en tres pistas, la primera de ellas es la que le da el nombre al EP, un track de techno compuesto por líneas de bajo profundas, atmósferas y melodías inquietantes. Combina sonidos clásicos con otros más actuales generando una fusión evolutiva de sus elementos.

Le sigue Think Twice, un track de techno melódico compuesto por un bajo predominante, acompañado de melodías muy enérgicas y aderezadas mediante unas vocales distorsionadas

Y como colofón: Remedy, un tema con un groove sólido orquestado con toques nostálgicos, líneas de sintetizadores macarras, percusiones de batería clásica y detalles que adornan una estructura completa.

Comentarios