El pasado domingo 27 de diciembre de este 2020 Sama Abdulhadi fue detenida por la policía palestina después de un dj set en Nabi Musa. Organizaciones de derechos humanos han pedido hoy martes la liberación de Sama. La dj palestina de 30 años saltó a la palestra después de un set para Boiler Room hace dos años y formó parte del cartel de este último Monegros Desert Festival.

El set se realizó en Nabi Musa, sito en una población homónima de poco más de 300 habitantes. Nabi Musa es un templo con valor arqueológico en el que supuestamente fue enterrado el profeta Moisés y que está destinado como un lugar culto religioso y al turismo, en cuyo interior hay una Mezquita y un hotel. El lugar está bajo control de las autoridades palestinas desde 1995.

Los vídeos que corrieron por las redes sociales desataron la indignación de algunos grupos palestinos al mostrar “personas bailando” y afirmaban que había mujeres desnudas, que se servía alcohol y se fumaba hachís. Por este motivo consideraron que era una profanación del lugar de culto. La reacción no se hizo esperar por parte de este grupo y atacaron el templo después de acusar a los organizadores del evento de profanar la fe musulmana. Después de los altercados se procedió a la detención de Sama. “Boletín 48” muestra imágenes de lo sucedido en su Twitter. 

En este vídeo se muestra (con dificultad) el momento en el que irrumpen en la fiesta.

El director de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Palestina Ammar Dweik comenta que Abdulhadi tenía los permisos concedidos por el ministerio de turismo para realizar el set por lo que no entiende el por qué de la detención, “Pedimos su liberación porque su arresto no es lógico(..)”. y agrega “Nabi Musa no es solo un sitio religioso sino también un sitio turístico” y “si la música electrónica no era apropiada allí, el ministerio no debería haber dado su permiso”. Al parecer los permisos estaban concedidos desde el pasado 17 de diciembre. El gobierno ha formado una comisión para determinar quién dió el permiso para la celebración del evento.

La familia de Sama ha informado a través de un comunicado que su petición de “libertad bajo fianza” ha sido rechazada por las autoridades. El juez encargado del caso ha ampliado su detención por 15 días más alegando que ” ¡la música techno no es parte de la herencia palestina! “.

Pero no están solos, las redes sociales se están haciendo eco de la noticia y se están llenando con el hashtag #freesama para pedir su liberación, ejemplo de ello el post de Adam Beyer.

Al hashtag se le suma una petición a través de change.org “Call for the immediate release of Sama Abdulhadi (Petición de liberación inmediata de Sama Abdulhadi)” y ya cuenta con más de 25 000 firmas en el momento de escribir esta noticia.

Adam Milstein, “Co-Founder Adam & Gila Milstein Foundation American Advocate & Philanthropist” ha colgado en su Twitter un pequeño clip del evento.

La periodista Nadia Harhash ha comentado que Sama actuó de buena fe y que todo y que fue una acción desconsiderada desconocía el valor de culto que tenía el lugar. En una entrevista en el programa de radio “Sabah Nisaa” de “Nisaa FM” comentó que Sama tiene parte de responsabilidad pero que la otra parte recae sobre las autoridades que concedieron el permiso.

En la actualidad Sama Abdulhadi tiene un proyecto para dar a conocer lugares históricos de los lugares ocupados de Palestina a través de la música techno para retransmitir los eventos musicales través de Beatpot y Twitch y mostrar las imágenes de los países de Oriente Medio.

Esperamos que todo se solucione pronto y de la mejor de las maneras posibles y que pueda volver a París, la ciudad en la que reside desde hace diez años.

Comentarios