Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

CONCLUYE LA RAVE DE AÑO NUEVO EN MURCIA TRAS SEIS DÍAS SEGUIDOS DE FIESTA

Parece que se está convirtiendo en tradición en nuestro país que se estrene el año con una rave multitudinaria que acapara la atención de los medios de comunicación y que su desalojó parece un reto para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Si en 2021 fue Barcelona la que comenzaba con una fiesta ilegal en una antigua nave en Llinars del Vallès, en 2022 la fiesta se trasladó a Sorbas en Almería y en 2023 el pequeño pueblo granadino de La Peza ocupaba todo los titulares por una nueva rave que se alargó durante aproximadamente 6 días.

Este año la provincia elegida ha sido Murcia, más concretamente en el circuito de velocidad de Fuente Álamo. La fiesta que ha sido titulada como ‘Big Fucking Party 2024’ dio comienzo el pasado 31 de diciembre con unos 5.000 asistentes, horas después y tras el ‘efecto llamada’, las cifras de asistencia ascendió hasta los 8.000 asistentes. Allí se podían encontrar diferentes escenarios (unos 7 en total), tiendas o talleres de pintura.

Aunque la Guardia Civil trabajó desde el principió para que no acudieran más personas, hasta el día de hoy, se había descartado el desalojó por motivos de seguridad, ya que había demasiadas personas allí reunidas.

Los que sí han resultado encantados con este evento han sido los vecinos, viendo cómo se ha llenado el pueblo de vida y que los negocios locales también se han podido beneficiar de la visita de los ravers. Algunos incluso lo califican como «lo mejor que le ha pasado en la vida a Fuente Álamo»

En las próximas horas se espera que la zona vuelva a la normalidad.

Fotografía: @ivan.urquizar