Mucho ha cambiado la situación con respecto unos meses atrás. Todos los planes que estaban merodeando por la cabeza se han ido al traste. Las salas han tenido que echar el cierre temporal. Las cabinas y las pistas de baile están desiertas en estos momentos, sin nadie que baile en ellas, y lo peor de